//
Sigue leyendo

Gasolina

Prueba dinámica del KIA Venga (II)

El otro día refrescabamos nuestras impresiones sobre el Kia Venga. Nos dejabamos en el tintero como se comportaba el coche durante las pruebas en circuito cerrado. Antes de nada hay que hacer una consideración. Este tipo de pruebas tienen sentido si lo que se pretende es evaluar el margen de seguridad de un vehículo, así como para resaltar posibles fallos y virtudes derivadas de la dinámica de conducción, pero no tanto para valorar la satisfacción que se obtendrá al conducirlo.

Dicho esto, la unidad que probamos montaba el motor gasolina 1.4 CVVT, de 90 cv. La aceleración que proporciona el motor es lineal aunque no intensa, lo esperable para un motor de su cilindrada (1400 cc) y peso (1253 kg). Aunque la respuesta al acelerador no es especialmente inmediata, si lo es suficientemente como para dosificar adecuadamente la potencia a la salida de una curva para evitar que las ruedas pierdan tracción.

132-05032010251

Esta cualidad se traduce en la calle en una disponibilidad de potencia en un corto lapso de tiempo que confiere al Kia Venga agilidad, principalmente para moverse en el tráfico urbano. No obstante, al menos con este motor, circulando en carretera abierta, el Venga obliga a utilizar frecuentemente el cambio para circular con una reserva suficiente de aceleración.

Es posible que sea de esos coches en los que se percibe una aceleración menor que la real, aunque desde luego las sensaciones son las de un coche con una relación peso-potencia escasa. Hay que tener en cuenta además que en el momento de la prueba sólo viajábamos dos redactores abordo, y que en un coche que por su filosofía suele ir cargado, estas sensaciones se acenturarían.

Venga 2

En cuanto a la caja de cambios, tiene un accionamiento suave y un guiado bastante preciso, aunque dado lo revirado del circuito por el que condujimos, esto no supuso un valor añadido.Por otro lado la dirección eléctrica si nos dejó una buena sensación, ya que proporciona suficiente información al conductor sin ser especialmente dura.

Curiosamente es bastante directa (sólo hacen falta 2,77 vueltas para girar el volante, menos que en un BMW Serie 3), y esto le confiere mayor agilidad. Como contrapartida se hace más pesado mantener una línea recta circulando a alta velocidad, ya que hay que realizar más correcciones.

d77c19venga_5g

En lo que a la suspensión se refiere, confirmamos las impresiones que tuvimos en la primera toma de contacto. El tarado es más duro de lo esperable en un coche de sus características, y eso limita el balanceo de la carrocería mejorando su estabilidad. De hecho al conducirlo, aunque si se aprecian diferencias con vehículos más bajos, estas son pequeñas, no da la sensación de ser tan alto como realmente es, aunque sin embargo las cotas de habitabilidad interiores sin corresponden a un coche de sus medidas.

Aunque no hemos probado la versión de 90 cv diésel, esta es, al menos sobre el papel, más lenta. Por lo tanto aquellas personas que vayan a circular normalemente con el coche cargado, o vayan a conducir por carreteras de doble sentido, deberían valorar el motor diésel de 128 cv.

Volante de Oro: Estabilidad, reacciones progresivas y seguras

Volante de Chocolate: Empuje escaso del motor, suspensiones incómodas

En Motorpasión | Prueba dinámica Kia Venga

Tags | Kia, Venga


Discussion

2 Responses to “Prueba dinámica del KIA Venga (II)”

  1. el articulo no puedo leerlo,la página solo se abre a la mitad

    Posted by cristina | 08/03/2010, 10:28
  2. Hola Cristina,
    Usas Safari? Estamos teniendo problemas con ese navegador en concreto, seguramente
    se te abra únicamente la parte izquierda de la página. ¿Es así?
    Prueba si te fuera posible a leernos con Internet Explorer o Mozilla Firefox, estamos
    optimizados para estos dos sistemas.
    Un saludo, sentimos que no hayas podido abrir el post completo.

    Posted by Pablo | 09/03/2010, 12:15

Post a Comment

Estamos leyendo:

Nuestro Twitter

Photos on flickr